Puta obediente se transforma en un juguete erótico con un polvazo

3
Share
Copy the link

Lo único que le pregunta el hombre de gran polla que se folla a esta puta obediente ya antes de comenzar sus relaciones íntimas es una cosa: “¿te puedo joder a pelo?”. Eso es lo único que precisa saber el cabrón, que en cuanto al resto está ya listo para dominarla y vejarla como desee, destrozándola a base de pollazos y abusando de ella todo cuanto pueda y más. La zorrita hace lo que le solicita, le come la polla hasta la garganta y se marcha poniendo en diferentes situaciones en las que desea que se la folle duro. Y al final se saca el rabo del coño y comienza a soltar semen tal y como si eso fuera una puta manguera.

Comments